Tratamientos psicológicos subvencionados para familias monoparentales de Barcelona

La mayoría de madres solteras sufren dificultades y problemas que, a veces, no son demasiado evidentes, pero que limitan gravemente su estado emocional, sus relaciones sociales y su desarrollo personal.

Es habitual que en una familia monoparental exista sobrecarga en las obligaciones que implica tener un hijo: se asumen en solitario todas las tareas domésticas, la educación y el tiempo de ocio propio y de los hijos. Además, si tenemos en cuenta que solo hay una fuente de ingresos en la familia, es lógico que pueda existir una sensación de desbordamiento y desasosiego asociado al nivel económico y los gastos derivados de la parentalidad.

Todas estas tareas y obligaciones hacen que desaparezcan otros roles satisfactorios, como el de amiga, compañera, hija, etcétera. Por ello, puede existir un riesgo de exclusión social y una falta de recompensa emocional positiva más allá de la obtenida por el hecho de tener un hijo.

Esta sobrecarga de tareas hace muy difícil el poder tener un espacio personal y social que ayude a establecer relaciones con otras personas que funcionen como apoyos.

Por ello, el sentimiento de soledad suele estar presente en el seno de una familia monoparental acompañado del temor a no poder rehacer la vida en pareja (en caso de desearlo). Con frecuencia, las dificultades y los importantes retos a los que se enfrenta una familia monoparental dan lugar a problemas de ansiedad y depresión que, inevitablemente, afectan también a los hijos.

En ocasiones, también puede darse una situación de dependencia con respecto a los miembros de la familia extensa, que actúan como apoyos y ayudas al progenitor. Aunque la ayuda pueda ser bienvenida, la dependencia no siempre es grata y puede ser fuente de malestar personal, sentimientos de culpa y conflicto intrafamiliar.

 Las dificultades que representa la monoparentalidad también tienen sus efectos negativos sobre el autoconcepto y la autoestima del progenitor que asume la figura de tutor legal del hijo o hijos en solitario. Esta falta de autoestima se manifiesta en forma de sentimientos de culpa, de vergüenza, de falta de competencia, de enfado, etcétera.

Puede ser que sientan que sus circunstancias están fuera de su control y que les resulte extremadamente complicado presentar un buen estado de ánimo. Por este motivo, en Canvis creemos que la ayuda psicológica puede ser fundamental cuando el ambiente nos sobrepasa.

Si eres madre soltera o padre soltero y necesitas un psicólogo pero crees que tu economía no te lo permite, contacta con nuestro centro de psicología de Barcelona para que evaluemos tu situación económica y personal concreta. En Canvis no somos ajenos a la realidad económica que sufren las familias monoparentales debida a los gastos que se derivan de ser mamá o papá en solitario y, por ello, hemos creado un programa de tratamientos psicológicos subvencionados para familias monoparentales que necesiten apoyo por parte de un psicólogo profesional.

Nuestro centro está comprometido con las diversas situaciones sociales y económicas de las familias y queremos ayudar a todas las personas a recuperar su calidad de vida y bienestar mental.

En Barcelona, la Generalitat contempla como familia monoparental los siguientes casos:

  • Un progenitor que tiene hijos a su cargo y que convive con otra persona con la que no existe ningún vínculo matrimonial, de pareja de hecho ni otra forma de pareja estable.
  • Un progenitor en estado de viudedad con hijos dependientes económicamente.
  • Un progenitor con hijos a cargo víctima de violencia por parte del otro progenitor o de la persona con la que convive.
  • Un progenitor con hijos que haya sufrido abandono por parte de la otra persona.
  • Un progenitor con hijos a cargo que no reciba la pensión alimenticia o bien cuando la pensión recibida sea inferior a la mitad del importe del indicador de renta de suficiencia de Cataluña.
  • Una familia con hijos a cargo en la que uno de los progenitores se encuentre en situación de privación de libertad durante un año o más o esté hospitalizada.

Para acceder a una subvención en el coste de las diferentes modalidades de terapia por parte de un psicólogo para los diferentes trastornos incluidos en el programa subvencionado por el centro de psicología Canvis de Barcelona es necesario acreditar ser una familia monoparental en el momento de inicio del tratamiento mediante la presentación del título de familia monoparental facilitado por la dirección general de familias y el departamento de trabajo, asuntos sociales y familia de la Generalitat de Cataluña.

Los psicólogos de Canvis, no sólo queremos ayudar a las personas responsables de una familia monoparental sino también a sus personas más cercanas. Por ello, los familiares directos de las familias monoparentales (padres de los progenitores, hijos/as) también estarán beneficiados de subvenciones en los tratamientos psicológicos incluidos en este programa.

En el programa de subvenciones en terapias y tratamientos psicológicos a familias monoparentales y familiares directos del centro de psicología clínica Canvis de Barcelona están excluidos los siguientes trastornos:

  • TMS – trastorno mental severo
  • TLP – trastorno límite de la personalidad
  • Adicciones

El concepto de familia tradicionalmente se refería a lo que conocemos como la familia nuclear, aquella que está formada por un padre, una madre y sus hijos. Sin embargo, en los últimos tiempos, el concepto de familia se está ampliando cada vez más para dar cabida a la nueva realidad social que estamos viviendo. Lo que hace escasos años estaba mal visto (como por ejemplo el divorcio, la homosexualidad o la vida en pareja sin matrimonio), actualmente se está convirtiendo progresivamente en la norma.

Las familias monoparentales, como su propio nombre indica, son aquellas que están formadas por un único adulto con hijos. Generalmente, son más frecuentes las llamadas familias “monomarentales”, en las que el adulto presente es la madre (83% del total de hogares monoparentales en 2017).

Los motivos para conformar una familia monoparental son tan diversos como las vidas de cada uno y, aunque nunca es necesaria una explicación o justificación, existen diversos motivos para formar una familia monoparental.

Por múltiples cuestiones sociales, personales y económicas, la maternidad en nuestro país cada vez se está retrasando más. Desafortunadamente, el reloj biológico no acompaña a este cambio social.

En el marco de este cambio social en las familias y en las relaciones humanas, vemos que cada vez son más las familias monoparentales que están surgiendo en nuestro país. De hecho, en 2017 ya representaban un 10% del total de hogares, como lo demuestran los datos de la Encuesta Continua de Hogares que presenta anualmente el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Son muchas las mujeres que tienen un enorme deseo de ser madres, pero no tienen pareja estable y frecuentemente sienten que se les está acabando el tiempo. Para algunas de estas mujeres, la monoparentalidad no ha sido su primera opción, pero el instinto maternal es mayor que la necesidad de una pareja posible.

En lo que respecta a los hombres, aun siendo minoría, existen familias monoparentales formadas por hombres solteros que optan por adoptar. Este procedimiento a menudo es lento y muy costoso, pero no imposible.

También se incrementan los casos de familias monoparentales formadas por hombres derivadas de un divorcio en el cuál se hacen cargo de la custodia del hijo o hijos, por abandono del hogar de la madre y/o por viudedad.

Aunque en la práctica existen hogares en los que tras una separación, divorcio o abandono solamente uno de los progenitores cuida de los hijos, en la mayor parte del país no se considerarían familias monoparentales que pudieran recibir ayudas.

Para ser oficialmente familias monoparentales es preciso que el o los hijos estén reconocidos legalmente por un solo progenitor. Esto implica que los hijos de familias monoparentales toman ambos apellidos de este progenitor, y en su libro de familia solo puede constar éste. Sin embargo, en Valencia y Cataluña existen excepciones que contemplan ayudas para estos casos.

Desde el centro de psicología Canvis de Barcelona, entendemos que el proceso de ser madre (¡o padre!) es uno de los grandes retos del ciclo vital. Por ello, aunque sea un momento muy feliz, es totalmente natural que surjan miedos, preocupaciones y dudas de diversos orígenes.

La monoparentalidad, además, viene acompañada de retos propios de su condición y es muy importante que las personas que eligen formar este tipo de familia dispongan de apoyo emocional y de un espacio donde exponer sus miedos y trabajarlos.

A pesar de que existe mucha gente que considera que las familias monoparentales son incompletas, no es cierto que ese progenitor necesite sí o sí a otro adulto para tirar adelante. Todo tiene sus ventajas y sus desventajas y la monoparentalidad no es una excepción.

Muchas madres (hablamos de madres por ser mayoritarias en la monoparentalidad) consideran que uno de los grandes beneficios de criar a solas es la libertad en la toma de decisiones sobre la educación y métodos de crianza, aunque la responsabilidad recaiga íntegramente sobre sus hombros.

Esta libertad para tomar decisiones, por otro lado, puede ser también una desventaja, dado que significa estar “en soledad” en momentos que, compartidos, pueden sobrellevarse mejor. Otras madres manifiestan que esta soledad se hace más intensa cuando sienten el deseo de compartir la felicidad que les produce su hijo/a con alguien que pudiera vivirla igual que ellas. Aunque la familia y las amistades siempre puedan estar presentes, muchas madres sienten que el nivel de intimidad no es el mismo que tendrían en pareja.

Un factor importante que destacan algunas madres de su monoparentalidad es el tiempo. Por un lado, el trabajo que implica el cuidado de los niños recae únicamente sobre ellas, con lo que puede ser difícil gestionar el tiempo pero, por otra parte, toda su atención es para sus hijos, sin necesidad de compartirla con nadie más.

Las familias monoparentales, aunque cuenten con ventajas y desventajas (¡como todas!), siguen siendo iguales que las demás en sus fundamentos más nucleares. El amor, la seguridad, el cariño, el cuidado y la protección son los pilares de toda familia y, por ello, todas son iguales.

Algunas mamás destacan que la sociedad no está del todo preparada para que existan familias monoparentales. Se encuentran con que casi todo está pensado para familias formadas por dos adultos con dos sueldos y, por ello, tienen un mayor riesgo de exclusión social que otros tipos de familias. Además, destacan que la gente tiende a compadecerlas o, por el contrario, a dejarles claro que ha sido su decisión. A veces, las madres solteras sienten que no siempre es fácil encontrar apoyo y comprensión en los demás y, sin duda alguna, tienen todo el derecho a sentir miedos, cansancio o dudas.

Desde Canvis, entendemos que el proceso de ser madre (¡o padre!) es uno de los grandes retos del ciclo vital. Por ello, aunque sea un momento muy feliz, es totalmente natural que surjan miedos, preocupaciones y dudas de diversos orígenes. La monoparentalidad, además, viene acompañada de retos propios de su condición y es muy importante que las personas que eligen formar este tipo de familia dispongan de apoyo emocional y de un espacio donde exponer sus miedos y trabajarlos. El objetivo de la terapia en estos casos es prepararlo todo para que la llegada del nuevo bebé se de en condiciones óptimas a nivel emocional y psicológico.

En el centro de psicología Canvis de Barcelona realizamos un acompañamiento ya desde el momento en que se toma la decisión de formar una familia monoparental hasta el final del proceso. En el caso de la una familia monoparental formada por una mujer, la apoyamos en la decisión de acogerse a un método de reproducción asistida y en su embarazo, parto, posparto y lactancia.

Ofrecemos un aprendizaje integrador y la adquisición de recursos para aumentar la seguridad y confianza en el rol de madre y padre, teniendo en cuenta los aspectos biológicos, psicológicos y sociales de cada uno. También trabajamos en clarificar la función de ser padres o madres, resolviendo dudas, mitos, necesidades o capacidades a explorar. Nuestro equipo de psicólogos, cree que también es importante trabajar en el recibimiento del bebé y de la nueva familia por parte del entorno: amigos, padres, hermanos y demás miembros de la familia extensa.

Situaciones clínicas beneficiarias de la subvención para familias monoparentales:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Duelo
  • Aislamiento social
  • Situaciones Post Traumáticas
  • Víctimas de violencia de género
Apoyo psicológico subvencionado en Barcelona para los miembros de la familia monoparental

 

Tipos de terapia incluidas en la subvención a familias monoparentales:

 

Solicitar información

Nombre y apellidos (*)

Email (*)

Teléfono (*)

Mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad