Apoyo psicólogico para mujeres víctimas de violencia machista en Barcelona

Apoyo psicológico para víctimas de maltrato en Barcelona

La violencia contra las mujeres incluye la violencia machista, violencia sexista, violencia doméstica y violencia de género. Es un problema prioritario contra las mujeres que requiere intervenciones conjuntas a nivel educativo, social y sanitario.

Sufrir maltrato y/o abusos, es una de las peores experiencias que puede tener una persona con consecuencias graves en todas las esferas de su vida y pueden durar de forma permanente a lo largo de toda la vida.

La violencia contra la mujer ocurre en cualquier país, clase social y ámbito de la sociedad. A nivel mundial se estima que aproximadamente un 35% ha sido víctima de violencia física y/o sexual.

La violencia machista puede producirse en cualquier ámbito de la vida cotidiana, es más frecuente en las relaciones de pareja y familiares (maltrato doméstico) pero se puede manifestar en otros campos como el laboral, instituciones escolares, etc.

El maltrato en las parejas es el resultado de un proceso prolongado que muestra conductas abusivas desde el inicio de la relación y que van aumentando en intensidad y violencia por parte del maltratador quien generalmente alterna fases de agresión con otras de cariño y calma

Las consecuencias de la violencia machista resultan devastadoras: estrés crónico, depresión, ansiedad, baja autoestima, fobias, sentimientos de culpa, trastornos del sueño, autolesiones, tendencias suicidas, abuso de sustancias y trastorno de estrés postraumático entre otras alteraciones psicológicas.

Los psicólogos y psicólogas del centro de psicología Canvis de Barcelona trabajan desde la perspectiva del trauma en los casos de violencia contra la mujer y el tratamiento se realiza a todos los niveles: emocional, cognitivo, sexual y social.

La violencia de género tiene efectos intensos y perdurables, tras diagnosticar los efectos que ha producido en cada caso de forma precisa y eficaz, nuestros psicólogos determinaran el mejor tratamiento y terapia para ayudarte a superar las consecuencias del maltrato y mejorar tu calidad de vida.

El primer objetivo de la psicóloga o psicólogo será apoyar y ayudar a la mujer víctima de violencia que acude a terapia a superar lo que parece insuperable acogiéndola en un entorno de confianza, seguridad, tranquilidad, respeto, privacidad y confidencialidad.

El tratamiento psicológico en los casos de violencia de género el proceso no es lineal, habrá avances y retrocesos.  Construir un vínculo emocional entre el psicólogo y la paciente es esencial para la recuperación.

Para las mujeres víctimas de violencia machista es fundamental  comprender a nivel cognitivo las causas que explican el maltrato y los factores por los cuales mantienen este tipo de relaciones.

Los psicólogos y psicólogas del centro de psicología Canvis de Barcelona hacen hincapié en transformar y resolver el sentimiento de vergüenza y sobretodo de culpabilidad que acompaña a la víctima de malos tratos durante toda la relación con su agresor e incluso durante mucho tiempo después. Eliminar el sentimiento de culpa es indispensable para el bienestar de la mujer.

La psicoeducación es clave en la terapia con las mujeres víctimas de maltrato para poder comprender los efectos que el maltrato ha causado en su mente, en sus emociones y en su cuerpo.

Trabajar el proceso de empoderamiento de la mujer víctima de violencia es fundamental durante la terapia psicológica para que vuelva a ser dueña de su vida y de sus decisiones, para comprender las causas de la desigualdad, modificar mitos y las creencias sexistas, potenciar la autoafirmación y autonomía y poder crear relaciones igualitarias de buen trato.

Los objetivos de la terapia en el tratamiento de casos de mujeres maltratadas se  adaptan en función de la problemática y la situación concreta de cada mujer. Nuestros psicólogos pretenden normalizar la experiencia vivida, fomentar la independencia para recuperar el control mediante estrategias de resolución de problemas que proporcionen estabilidad, bienestar y confianza.

La psicóloga o psicólogo del centro de psicología Canvis también facilitan técnicas de respiración y de relajación para mitigar algunos de los síntomas de ansiedad, estrés y/o depresión presentes en las victimas de maltrato.

En nuestro centro de psicología, también realizamos atención psicológica grupal a mujeres víctimas de violencia machista en las distintas fases en que ésta pueda encontrarse. La terapia grupal para mujeres maltratadas es un modelo de intervención eficaz para afrontar este grave problema social.

La terapia grupal se realiza en grupos pequeño. Esta modalidad terapéutica tiene la ventaja adicional de validar las experiencias vividas y proveer apoyo social entre las mujeres maltratadas que conforma el grupo.

El proceso terapéutico puede ser llevado a cabo de forma individual o grupal, también pueden combinarse ambas modalidades en función de las preferencias y necesidades de cada mujer.

La violencia machista tiene graves consecuencias tanto físicas como psicológicas para las mujeres víctimas de maltrato. El feminicidio es la peor de las consecuencias, un 38% de los asesinatos de mujeres en el mundo son cometidos por su pareja.

Consecuencias de la violencia de género en la salud física:

Una de cada tres mujeres del mundo ha sufrido violencia física o sexual. Entre un 40% y el 72% de las mujeres víctimas de violencia física presenta lesiones según un informe mundial de violencia y salud de la OMS. Las consecuencias físicas más comunes no son las lesiones sino los trastornos funcionales como:

  • Dolor crónico
  • Síndrome del intestino irritable
  • Trastornos gastrointestinales
  • Quejas somáticas
  • Fibromialgia
  • Enfermedades genitourinarias.

Consecuencias de la violencia de género en la salud mental:

Aproximadamente un 60% de las mujeres víctimas de violencia de género tiene problemas psicológicos como:

  • Trastorno por estrés postraumático TEPT
  • Depresión
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos disociativos
  • Disfunciones sexuales
  • Abuso de sustancias

La violencia machista es un instrumento de dominación y control social con el que perpetuar la creencia patriarcal de que el hombre es superior a la mujer, que es posesión suya y que puede tratarla cómo considere oportuno sin causa justificada para constatar quién tiene la autoridad.

La violencia contra las mujeres fomenta el desequilibrio, justifica las desigualdades y el dominio de los hombres sobre las mujeres siendo la violencia la única forma de mantenerlo. Su finalidad es la de aleccionar mediante el miedo y el terror.

La gravedad de los efectos de la violencia machista depende del tipo de violencia sufrida por la mujer, de su intensidad, intención, de los medios utilizados para infringirla y también de las características de la víctima y el maltratador.

Según diferentes estudios existen una serie de factores de riesgo según los cuales algunas mujeres están en situación de riesgo de sufrir algún tipo de violencia:

  • Bajo nivel educativo
  • Dependencia económica
  • Falta de red de apoyo
  • Mujeres que sufren o han sufrido aislamiento social.
  • Haber sido testigo de violencia en la infancia.
  • Haber sido víctimas de violencia en la infancia.
  • Aceptación de la subordinación de la mujer.

La  violencia  machista no  entiende  de  clases  sociales  ni  culturales,  puede  afectar  a  cualquier  mujer,  por  el  simple  hecho  de  ser  mujer. Es un proceso gradual e indetectable.

La mujer maltratada puede padecer diferentes formas de violencia derivadas de situaciones y formas muy diversas, su expresión no se reduce solamente a la violencia física.

La violencia contra la mujer sigue pasando invertida por las mujeres que la sufren, algunos tipos de violencia como la exclusivamente psicológica es la que peor índice de recuperación muestra y también la más desapercibida.

Las conductas violentas pueden ser de varios tipos según la acción realizada por el agresor sobre la mujer:

  • Maltrato social:

    Este tipo de violencia contra las mujeres se basa en el control sobre la vida social de la víctima, la reclusión o prohibición de relacionarse (aislamiento social de sus amistades y familiares), el abuso, la descalificación, ridiculización y las humillaciones en público.

  • Maltrato ambiental:

    El maltrato ambiental es un tipo de violencia machista fomenta el deterioro del entorno de la víctima mediante la desaparición o rotura de objetos personales, matar / abandonar animales domésticos, suciedad, etc.

  • Maltrato físico:

    Es el tipo de violencia controla las mujeres conlleva cualquier conducta que implique daño o riesgo para la víctima: las amenazas de daño físico así como el uso deliberado de la fuerza física contra el cuerpo de la mujer con intención de causar lesiones físicas, daño o dolor.

  • Maltrato psicológico:

    La violencia psicológica implica cualquier conducta que atente contra la dignidad o la integridad psíquica y/o emocional de la mujer. El efecto del maltrato psicológico suele ser profundo y perturbador y suele derivar en maltrato físico. El maltrato psicológico aparece inevitablemente siempre que hay otro tipo de violencia anulando la autoestima y la tendencia natural a la defensión. Se manifiesta de múltiples formas: insultos, humillaciones, vejaciones, amenazas, etc.

  • Maltrato económico:

    La violencia machista de tipo económica incluye aquellas conductas que implican algún modo de privación intencionada no justificada de recursos necesarios para el bienestar de la mujer, restringir o prohibir decisiones sobre patrimonio o dinero, controlar los bienes de la mujer, impedir el acceso a la información o manejo del dinero o bienes económico, la discriminación en la disposición de los recursos compartidos del ámbito familiar, la convivencia en pareja o las relaciones posteriores a la ruptura.

  • Maltrato o violencia sexual:

    Este tipo de violencia contra las mujeres es cualquier conducta que implique un acto sexual sin consentimiento de la mujer (por intimidación, coacción –chantaje o amenaza- u otro mecanismo que anule o limite la voluntad personal) independientemente de la relación o parentesco entre víctima y agresor.

Las formas de violencia sexual contra la mujer son amplias, no implica únicamente que exista una violación o tentativa de penetración, cualquier tipo de contacto corporal no deseado o que la mujer considera degradante también es una forma de maltrato sexual.

Así mismo, también se considera violencia sexual la que no implica contacto corporal como el exhibicionismo, visionado forzoso de material pornográfico, voyerismo, insultos sexistas, acoso sexual por cualquier medio, proposiciones sexuales indeseadas.

En la dinámica de la violencia doméstica, el maltrato generalmente no es continuo sino que combina fases de agresión con otras fases de cariño y/o calma.  Cada ciclo de violencia varia en intensidad, duración y frecuencia aunque con el tiempo, se acorta el intervalo entre las diferentes etapas.

Fases del ciclo de violencia contra la mujer

  1. Fase de acumulación de tensión: En esta fase el hombre se muestra hostil hacia la mujer mediante pequeños episodios de roces permanentes entre la pareja, la hostilidad y la tensión van en aumento tanto en actos como en actitudes sin motivo comprensible y aparente. Esta fase puede durar mucho tiempo.

La violencia ejercida por el maltratador suele ser demostrada de forma verbal y en algunas ocasiones con leves agresiones físicas. La victima siempre intenta calmar a su pareja complaciéndole y evitando aquello que le molesta para eludir conflictos.

  1. Fase de explosión: Es una fase corta en la que estalla la violencia y se producen lesiones físicas, psicológicas y/o sexuales. Es en esta fase en la cual se suelen presentar las denuncias por violencia de género o se pide ayuda a un psicólogo.
  1. Fase de reconciliación o “luna de miel”: en esta etapa del ciclo de violencia de género, el agresor manifiesta arrepentimiento, pide perdón y utiliza estrategias de manipulación afectiva. La victima vuelve a creer en su agresor y con frecuencia retira la denuncia a su agresor y/o rechaza la ayuda de la familia, servicios sociales o sanitarios.

La víctima de violencia de género piensa que todo cambiará pero el maltratador se siente nuevamente seguro al conseguir el perdón de su víctima por lo que esta fase tiende a desaparecer con el tiempo y los comportamientos violentos se afianzan y se suceden con mayor regularidad en menos tiempo.

Primera entrevista de evaluación gratis con nuestros Psicólogos en Barcelona especializados en el tratamiento de los trastornos del desarrollo

Solicitar información:

Tratamiento violencia contra las mujeres

Nombre y apellidos (*)

Email (*)

Teléfono (*)

Mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Psicólogos de Barcelona con descuentos, ayudas y subvenciones para desempleados, estudiantes, opositores, jubilados, pensionistas, viudos, etc.

En Canvis, además de facilitar de forma gratuita un primer contacto con un psicólogo en Barcelona disponemos de un programa de subvenciones facilitar el acceso a diferentes modalidades de terapia a honorarios reducidos.

El programa de tratamientos psicológicos subvencionados de nuestro centro de psicología es accesible para:

Trastornos del sueño

Nuestros psicólogos y psicólogas te ayudarán a volver a tener un sueño reparador

Realizamos tratamiento para:

Insomnio, Hipersomnia, Sonambulismo, Terrores nocturnos, Narcolepsia, Apnea, etc.

Trastornos del estado de ánimo

Nuestros psicólogos y psicólogas te ayudarán a restablecer el equilibrio y bienestar emocional

Realizamos el tratamiento para:

Depresión, Trastorno bipolar, Distimia, Ciclotimia,  Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo

Psicólogos en Barcelona especializados en tratamiento psicológico para dolor crónico fibromialgia

Dolor crónico

Nuestros psicólogos y psicólogas trabajarán contigo la aceptación y el compromiso

PSicólogos profesionales

Realizaremos terapia para la depresión y la ansiedad presentes en los pacientes con dolor crónico.