Terapia de pareja en Barcelona. Psicólogos especializados en psicoterapia para parejas

¿Qué es la terapia para parejas?

Los motivos profundos para la elección de pareja son diversos y susceptibles de ser analizados de forma muy cuidadosa. Cada miembro de la pareja tiene uno o varios modelos interiorizados. De ahí se deriva que cada uno tiene la fantasía de cómo es el otro, de cómo quisiera que el otro fuera y de cómo el otro lo ve a él con todas la distorsiones posibles.

Al estar formadas por dos personas distintas, con sus propios modelos e ideas de cómo deberían ser las cosas, las relaciones de pareja frecuentemente presentan conflictos en sus diversos momentos evolutivos.

Por ello, la terapia de pareja es un tipo de intervención terapéutica en la que ambos miembros de la pareja reciben ayuda por parte de un psicólogo especializado para trabajar en sus conflictos y mejorar la salud de su relación.

Los psicólogos del centro sanitario de psicología clínica Canvis, ofrecemos un espacio de reflexión a las parejas en las diversas situaciones de cambios o de crisis como:

  • Llegada de un bebé
  • Infidelidades
  • Desconfianza
  • Problemas de comunicación
  • Dificultades en la educación de los hijos
  • Dificultades en las relaciones sexuales
  • Crisis o estancamiento vital de uno o ambos miembros de la pareja
  • Indecisión sobre el futuro
  • Problemas de fertilidad
  • Pérdidas y duelos

La terapia dota a las parejas de un espacio de seguridad y confianza donde poder expresarse y comunicarse sin caer en las discusiones habituales que suceden en el hogar. Es una oportunidad de generar una excepción a la norma y poder empezar a actuar de una forma distinta.

Por ello, existen múltiples beneficios para la pareja derivados de este tipo de terapia:

  • Mejora de la comunicación
  • Adquisición de herramientas de resolución de problemas
  • Mejora de la convivencia
  • Refuerzo de los lazos afectivos
  • Construcción de objetivos en común
  • Clarificación de los conflictos

Sin embargo, la terapia de pareja no solamente ofrece beneficios para la pareja, sino que también es la causante de ciertos cambios positivos a nivel individual:

  • Mejora del autoconocimiento
  • Aumento de la empatía y la capacidad de escuchar al otro
  • Aumento del autoconocimiento
  • Adquisición de habilidades de comunicación
  • Aumento de la asertividad

La decisión de acudir a terapia de pareja puede ser complicada de tomar, especialmente porque involucra a dos personas que quizá tengan diferentes percepciones sobre una misma situación.

Es habitual que uno de los miembros presente desconfianza, miedos o reticencias ante la posibilidad de acudir a terapia. Ante estos casos, resulta poco beneficioso forzar a la pareja, dado que la motivación al cambio y la cooperación es fundamental para el buen funcionamiento del tratamiento.

Existe la posibilidad de que solamente acuda a terapia uno de los dos para, de este modo, motivar el cambio en ambos. Las pautas de relación que se trasladan desde terapia promueven una mejora en la relación.

En una pareja, si el comportamiento o actitud de un miembro es distinto, el otro integrante inevitablemente realizará movimientos para adaptarse a su nueva realidad.

La mejora y los cambios de uno de los miembros durante la terapia suele convencer al otro respecto a los beneficios de la misma, con lo que es más probable que se anime a acompañar a su pareja en sesión.

Tomando como referencia las situaciones en las que la terapia puede no ser eficaz, es importante tener en cuenta las siguientes cuestiones antes de optar por empezar un proceso de terapia de pareja:

  • Valorar si existe una motivación para el cambio
  • Estar ambos de acuerdo en acudir a terapia
  • Tener en cuenta que la terapia requiere sinceridad
  • Presentar un compromiso al cambio
  • Establecer metas objetivas y realistas
  • Establecer objetivos a corto plazo para llegar a las metas marcadas
  • Tener paciencia respecto al objetivo final de la terapia
  • Estar abiertos a la idea de perdonar
  • Centrarse en el conflicto presente
  • Estar dispuestos a cumplir las tareas para casa