Psicología infantil en Barcelona. Psicólogos profesionales especializados en terapia para niños

¿Qué es la terapia infantil?

La terapia infantil es el tipo de intervención psicológica que se aplica a los niños con la finalidad de aumentar su bienestar emocional y social, a la vez que tiene como objetivo favorecer su correcto desarrollo psicoevolutivo.

En este tipo de terapia orientada a la infancia, son los psicólogos infantiles los especialistas encargados de trabajar para comprender y explicar el desarrollo y la conducta de los niños, detectando cualquier dificultad o irregularidad existente.

Además, en terapia infantil es fundamental la implicación de los padres, por lo que el terapeuta se suele coordinar con ellos y, en ciertos casos donde sea necesario, también con la escuela del niño para poder implementar unas pautas beneficiosas que se cumplan en todos los ámbitos de referencia del niño.

Tras una evaluación inicial, el psicólogo infantil y los padres del niño o niña deciden la necesidad o adecuación de realizar terapia infantil en base a diversos factores: su historial médico, los problemas detectados en el niño, su nivel de desarrollo, su capacidad intelectual y sus habilidades sociales y de comunicación, entre otros factores relativos a cada caso particular.

Existen muchas dificultades por las cuales puede ser recomendable acudir a un psicólogo infantil, sin embargo a continuación enumeramos algunas de las más frecuentes:

  • Problemas del comportamiento en la familia y en la escuela
  • Dificultades escolares: retraso, inadaptación, bullying, TDAH
  • Fobia escolar
  • Problemas de lenguaje: dislexia, tartamudez
  • Tratar los problemas con los alimentos: vómitos, atracones
  • Enfermedades psicosomáticas: asma, cefaleas, alopecia.
  • Enuresis, encopresis
  • Timidez, fobia social, ansiedad, tics nerviosos
  • Hiperactividad, inquietud, fracaso, irritabilidad
  • Depresión infantil
  • Divorcio de los padres
  • Muerte de personas queridas cercanas: abuelos, tios, primos
  • Llegada de un nuevo miembro a la familia

La psicoterapia infantil permite a los niños manifestar sus problemas en un entorno seguro, a la vez que son ayudados a practicar sus posibles soluciones.

En terapia, los niños aprenden diferentes modos de resolver las dificultades por ellos mismos, ayudando a resolver las dificultades presentes y preparándoles ante las futuras complicaciones.

Este entrenamiento promueve una mejora en su autoestima y un buen desarrollo de habilidades sociales y relacionales, por lo que la terapia les permite adquirir herramientas para mejorar su bienestar a corto y largo plazo.

Reeducación:

La reeducación es un tratamiento psicológico que está pensando para niños y niñas que, aunque tienen una buena capacidad intelectual, tienen dificultades para seguir el proceso de crecimiento cognitivo, es decir, les cuesta seguir el aprendizaje dentro del ámbito escolar.

El aprendizaje es un proceso múltiple en el que el niño observa, analiza, relaciona, representa y, con todo esto, conceptualiza.

A veces en este proceso aparece algún obstáculo que impide el buen funcionamiento del aparato de aprendizaje, hecho que les dificulta llegar a la conceptualización.

  • La reeducación trataría de propiciar el funcionamiento adecuado del proceso de aprendizaje.
  • En el caso de niños y niñas que por una causa emocional se quedan bloqueados en algún punto de este proceso, también podrían beneficiarse de este tipo de tratamiento.
  • Por último nos referiremos a los potenciales mentales del niño, los cuales se van formando y organizado a lo largo de su vida de forma más o menos eficaz. Es posible que en ocasiones sea necesaria una ayuda reeducativa para movilizarlos con la finalidad de que el niño pueda descubrir, desarrollar y actualizar sus funciones creativas, indispensables para conseguir unas adecuadas capacidades instrumentales, funcionales y sobre todo, emocionales y personales.

Juego simbólico:

El juego simbólico es una modalidad de tratamiento psicológico que utiliza el juego como instrumento terapéutico y que favorece la evolución de las funciones psíquicas.

El juego forma parte del niño desde los primeros meses de vida y nace porque previamente el adulto (padre, madre,…)ha jugado con él. Esto ha permitido el desarrollo de la comunicación y ha estimulado sus capacidades de relación con su entorno. El juego permite al niño la posibilidad de explorar el mundo que le rodea, y poco a poco, ir construyendo sus propios pensamientos y estructurando su personalidad.
El juego permite al niño simbolizar y a través del juego simbólico podrá expresar aspectos propios: sus vivencias, fantasías, deseos, temores…

Este tipo de tratamiento es muy apropiado :

  • Para niños con dificultades de atención y que abandonan cualquier actividad que empiezan.
  • Para niños muy impulsivos, que actúan con poca conciencia sobre sus actos y las posibles consecuencias.
  • Para niños inhibidos, a los que les cuesta jugar y relacionarse con los demás, lo que a la larga les irá empobreciendo.
  • Para niños que presentan desconexión afectiva con su entorno y con características de tipo autístico.

Terapia Grupal con niños:

Cada vez es más frecuente el abordaje de aspectos emocionales y psicológicos a través de la creación de grupos terapéuticos.

El marco teórico de este tipo de tratamiento se fundamenta en el hecho de que toda persona nace formando parte de un grupo, la familia, y de que el desarrollo depende de las relaciones interpersonales que establezca en los diferentes grupos sociales a los que pertenecerá a lo largo de toda su vida (escuela, amigos, deportes, trabajo…). A partir de estas experiencias vitales (grupales) donde interacciona con los demás se va desarrollando la identidad como persona.

Los grupos permiten compartir experiencias entre sus integrantes, donde las aportaciones de los otros compañeros del grupo tienen un valor terapéutico indudable que refuerza el del terapeuta. Por otro lado, la diversidad de imágenes, opiniones… que el grupo ofrece hace que se de paso a crear pensamiento y que puedan ampliar las convicciones propias.

Los grupos deben estar formados siempre teniendo en cuenta la edad y el momento evolutivo que los niños estén pasando, así como las el tipo de dificultades que se aborden.
La terapia grupal de niños y adolescentes está indicada para favorecer y desarrollar las capacidades en dos áreas básicas: área cognitiva y área de la personalidad.

En el caso de grupos de niños, éstos son eficaces para :

  • Favorecer los procesos del desarrollo madurativo: habla, motricidad, atención…
  • Favorecer las relaciones personales (dificultades de relación, inhibición, respuestas agresivas, celos…)
  • Favorecer la adquisición de los aprendizajes escolares (en el caso de problemas de lectoescritura, bajo rendimiento escolar, desinterés por la escuela…)

El trabajo con niños suele ser muy vivencial y físico: el psicólogo se sirve de actividades prácticas y juegos diversos para poder comunicarse mejor con el niño, dado que el juego tiene un papel fundamental en su desarrollo y podría considerarse su propio lenguaje.

A través del juego, los niños pueden divertirse, comunicarse, explorar el mundo y adquirir conocimientos, pero también pueden expresar sus miedos, conflictos, deseos, preocupaciones o problemas.

Los psicólogos infantiles interactúan con los niños jugando con muñecos, bloques, plastilina o, si la edad lo permite, recreando dramatizaciones básicas, de modo que salgan a relucir las dificultades que puedan estar presentes en el niño. Además, el juego también sirve a los terapeutas para trabajar los aspectos terapéuticos necesarios de una forma que sea significativa para el niño.

A nivel de comunicación verbal, el lenguaje del psicólogo infantil siempre se adapta a la etapa evolutiva de cada niño, de manera que le resulte fácil comprender y expresarse con naturalidad.

Es primordial crear un contexto seguro para el niño donde se pueda expresar y pueda aprender a interactuar con las personas, aprendiendo y buscando soluciones a sus problemas.

Múltiples estudios basados en la evidencia empírica han encontrado que la psicoterapia infantil es eficaz, como avala la Guía elaborada por Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud.

En el Reino Unido, la guía del Instituto Nacional de la Excelencia para la Salud y Atención (NICE), ha incluido a la psicoterapia infantil como un tratamiento válido para la depresión infantil.

Los niños no se comunican igual que los adultos y puede ser difícil darse cuenta de que algo está ocurriendo en su interior. Por ello, a continuación indicamos algunas  de las señales que pueden indicar la necesidad de una intervención psicológica:

  • Frecuentes dolores de cabeza o barriga
  • Bajo rendimiento académico
  • Dificultades en la concentración
  • Enuresis y/o encopresis
  • Miedo a dormir solo
  • Miedo a ir al colegio
  • Llanto sin aparente motivo
  • Ansiedad o nerviosismo
  • Cambios en su estado de ánimo
  • Aislamiento de compañeros o familiares
  • Rabietas frecuentes
  • Rituales
  • Hiperactividad
  • Fobias, Depresión, Ansiedad

En ocasiones, los acontecimientos en la vida del niño obstaculizan su adecuado desarrollo psicoafectivo, requiriéndose entonces de un trabajo dentro de un marco psicoterapéutico que favorezca la contención, la comprensión y la elaboración de los conflictos.

Es importante el compromiso que los padres adquieren con el tratamiento. Comunicar al niño de forma verbal o a través de dibujos o cuentos el encuentro con el psicólogo.

En el centro psicológico Canvis de Barcelona, ofrecemos un tratamiento individualizado que puede ser a corto, medio o largo plazo, después de la realización de un exhaustivo proceso diagnóstico que nos asegure su viabilidad.

En este espacio, trataremos aquellos aspectos que han entorpecido una correcta evolución en el niño, dificultando el despliegue de sus recursos más creativos y de sus potencialidades.

La duración de la terapia infantil es algo muy difícil de determinar, dado que cada caso tiene sus particularidades y no hay una forma exacta de delimitar el número de sesiones.

Tras la evaluación, es habitual tener aproximadamente 10 sesiones y valorar la necesidad de continuar o no la terapia, así como la frecuencia en que se sucedan las visitas.

La duración de un tratamiento psicológico con niños puede oscilar entre pocos meses o más de un año.

Primera sesión de terapia psicológica gratis en Barcelona

 

Solicita una sesión de terapia

Nombre y apellidos (*)

Email (*)

Teléfono (*)

Mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

 

Terapia psicológica subvencionada en Barcelona

 

En Canvis, además de facilitar de forma gratuita un primer contacto con un psicólogo en Barcelona disponemos de un programa de subvenciones facilitar el acceso a diferentes modalidades de terapia a honorarios reducidos.

El programa de tratamientos psicológicos subvencionados de nuestro centro de psicología es accesible para: