Psicólogos profesionales especializados en terapia con adolescentes en Barcelona

¿Qué es la terapia para adolescentes?

La psicoterapia individual para adolescentes es la intervención psicológica que se realiza para ayudar a entender las formas de comportarse, así como las propias emociones y cogniciones, con la finalidad de promover los cambios necesarios para mejorar el bienestar emocional de las personas que acuden a terapia.

Frecuentemente, son los padres de los adolescentes quienes realizan la demanda terapéutica cuando existe alguna circunstancia en la vida de sus hijos que les resulta inquietante, por ser fuente de un gran malestar en diversos ámbitos de la vida de sus hijos.

En el centro de psicología Canvis de Barcelona entendemos que la adolescencia, al ser el paso hacia la vida adulta, es un momento crucial del ciclo vital en el que puede ser necesario disponer de ayuda externa ante las dificultades que implica tanto para el adolescente como para su familia.

La adolescencia constituye una época de grandes cambios en el individuo, tanto a nivel físico como a nivel psíquico y emocional. La forma en que el adolescente resuelve los conflictos propios a esta etapa vital tiene una gran trascendencia en su desenvolvimiento futuro como individuo libre, autónomo y adulto.

La sexualidad, el cuerpo, la amistad, el amor, el futuro laboral y académico, la pareja… Todas son temáticas que tanto en el adolescente como en sus padres generan dudas, preocupaciones, temores, ilusiones, frustraciones, deseos y sufrimiento. En muchas ocasiones,  todos los participantes sienten que carecen de recursos para hacer frente a todas estas situaciones que se les plantean y que suelen ser complejas, cambiantes y en la mayoría de ocasiones, dolorosas.

La comunicación con un adolescente puede no ser tarea fácil y, frecuentemente, tratan de esconder sus emociones y los problemas que puedan estar sufriendo. Por ello, es conveniente tener en cuenta las siguientes señales como algunos posibles indicadores de alerta:

  • La relación con la familia es problematica
  • Problemas con la comunicación
  • Presenta ataques de ira
  • Tiene la autoestima baja
  • Realiza conductas autodestructivas
  • Tiene problemas con uno o ambos progenitores
  • Presenta cambios en hábitos de sueño o alimentarios
  • Su estado de ánimo es depresivo
  • Ha cambiado su rendimiento escolar
  • Realiza conductas adictivas (alcohol, drogas, juego, uso de Internet…)
  • Se aísla socialmente y/o familiarmente
  • Se muestra desafiante ante la autoridad
  • Muestra dificultades para encauzar su vida
  • Se le diagnostican enfermedades psicosomáticas

En el centro de psicología Canvis pensamos que con la ayuda de un psicólogo especializado en la etapa de la adolescencia se pueden aliviar, tratar y entender los problemas que suponen un cambio en la biografía del adolescente a nivel personal, social o familiar tales como:

  • Entender los cambios psíquicos y biológicos: entrar en la edad adulta, incertidumbre, problemas de adaptación.
  • Prepararse para la sexualidad: conocer sus necesidades, evitar embarazos indeseados, aborto.
  • Estudios: proyectos, capacidades intelectuales, dudas.
  • Encontrarse con el otro género: buscar una pareja, deseos, frustraciones, fantasías que acompañan.
  • Mundo laboral: prepararse para la inserción en el trabajo.

Los beneficios de acudir a terapia psicológica durante la adolescencia son tan amplios y variables como los casos y motivos de consulta.

Empezar un proceso terapéutico implica dar el paso para cuidarse a uno mismo y, sin duda, ese es el primer beneficio de recibir ayuda psicológica.

Sin embargo, centrándonos en las diversas problemáticas abordadas en terapia, podríamos considerar como muy habituales los siguientes beneficios:

  • Alivio de la sintomatología
  • Aumento del bienestar emocional
  • Reducción de posibles recaídas
  • Mejora de la calidad de vida
  • Establecimiento de hábitos de vida saludables
  • Mejora del autoconocimiento
  • Desarrollo de nuevas capacidades relacionales
  • Aumento del autocuidado
  • Mejora de la autoestima y autoeficacia

 En terapia, el adolescente dispone de un espacio de escucha activa, comprensión y empatía, sin enfados o juicios, donde puede expresarse con libertad así como analizar su comportamiento y sus emociones en un ambiente de seguridad y confianza.

Es frecuente que, ante la petición de los padres de ir a terapia, el adolescente se niegue en rotundo. Puede que piense que no necesita ayuda, que lo que le está ocurriendo es normal, que el psicólogo le juzgará o que acudir a un psicólogo es cosa de locos, pero sea cual sea el motivo, es deseable escuchar al adolescente y tratar de comprender cuáles son las razones que le impiden acceder a ir a terapia.

Una buena opción para intentar ayudarle es establecer un diálogo en el que el adolescente pueda dar sus motivos sin recibir rechazo o obligatoriedad por parte de los padres.

El papel del adulto debe ser motivante, tratar de solucionar sus dudas o calmar sus inquietudes y enfocar la terapia en positivo. También es una buena opción hacerle partícipe de la decisión, permitiéndole escoger al terapeuta y siendo flexible si quiere contactar él mismo.

Obligar al adolescente a acudir a terapia es contraproducente en muchos sentidos. Si definitivamente no quiere buscar ayuda psicológica, los padres también pueden consultar al psicólogo sobre la situación que atraviesan con su hijo adolescente.

Nuestro propósito es ayudar a los padres a comprender el momento del ciclo vital en el que está su hijo y proporcionarles herramientas para enfrentarse a las situaciones problemáticas que se derivan de la adolescencia.

La duración de la terapia es algo muy difícil de determinar, dado que cada caso tiene sus particularidades y no hay una forma exacta de delimitar el número de sesiones que serán necesarias.

Tras la evaluación, es habitual tener aproximadamente 10 sesiones y valorar la necesidad de continuar o no la terapia, así como la frecuencia en que se sucedan las visitas.

Por ello, la duración de un tratamiento puede oscilar entre pocos meses o más de un año.

Buscar el equilibrio entre la dependencia que todavía tiene el adolescente del adulto y la autonomía e identidad que va adquiriendo, es un ejercicio difícil pero que a la vez puede ser apasionante en el sentido del reencuentro y el redescubrimiento entre padres e hijos.

El psicólogo responsable del tratamiento, con el asesoramiento a los padres o con un trabajo más en profundidad con ellos y con el hijo, intenta ayudar en este proceso de resituarse en los roles que la nueva situación impone.

El primer paso es realizar una evaluación de la problemática, los recursos y posibilidades con que cuenta la persona y la familia para poder afrontar la situación.

Tras realizar un diagnóstico, de la situación presentada, el psicólogo valorará y orientará al paciente sobre la idoneidad del tipo de trabajo que se puede realizar.
Otra de las funciones de nuestros psicólogos, es la de ofrecer orientación en caso de necesidad de derivación a otros dispositivos sanitarios.

Tomando como referencia las situaciones en las que la terapia puede no ser eficaz, es importante tener en cuenta las siguientes cuestiones antes de optar por empezar un proceso terapéutico:

  • Valorar si existe una motivación para el cambio
  • Tener en cuenta que la terapia requiere sinceridad
  • Presentar un compromiso al cambio
  • Establecer metas objetivas y realistas
  • Establecer objetivos a corto plazo para llegar a las metas marcadas
  • Tener paciencia respecto al objetivo final de la terapia

 

La orientación psicológica de los profesionales de Canvis es la psicoterapia psicoanalítica y/o sistémica. Este tipo de terapia  parte de la premisa que, para resolver nuestros problemas y disminuir nuestro sufrimiento, es conveniente llegar progresivamente a una comprensión de sus raíces.

La terapia psicológica psicoanalítica y/o sistémica para adolescentes tiene como objetivo  aumentar la comprensión del mundo interno de cada uno de manera que podamos ser conscientes de nuestros pensamientos, fantasías, emociones y sueños para comprender cómo vivimos y qué tipo de relaciones establecemos con los demás.

La propuesta de Canvis de cara a potenciar los recursos del adolescente y de sus padres es ofrecer respuestas ajustadas a cada caso, para por la creación de espacios de naturaleza terapéutica – a nivel individual, grupal o familiar – en los cuales se fomente el pensamiento, la clarificación, el análisis y la reflexión en un clima de comprensión y de escucha.

Mención especial requiere el trabajo que realizamos con los padres del adolescente, quienes han de hacer frente a un hijo cambiante, en el sentido más amplio de la palabra, y que no es aquel niño que obedecía y que no era suficientemente autónomo.

La Asociación Americana de Psicología (APA), institución mundialmente conocida en la disciplina de la psicología, publicó los resultados de un meta-estudio que analizaba  más de 140 investigaciones sobre la eficacia de la psicoterapia con adultos.

Este estudio encontró que los efectos de la psicoterapia son altos y significativos en todos los grupos de edad, siendo incluso comparables o llegando a superar el efecto de muchos psicofármacos para determinados trastornos.

Además, los efectos de la psicoterapia se mantienen estables en el tiempo en la mayoría de las problemáticas, por lo que la probabilidad de necesitar ayuda psicológica en un futuro disminuye.

La psicoterapia es un proceso que se desarrolla entre paciente y terapeuta, donde ambos se implican y crean una relación de confianza y seguridad. Por ello, la implicación y motivación del paciente es fundamental para el buen funcionamiento de la terapia. Aunque la demanda la realicen los padres del adolescente, es muy importante que esté de acuerdo en ir a terapia.

Por otra parte, es necesario acudir con metas objetivas que sean realistas, dado que la terapia es muy beneficiosa pero no puede ser milagrosa. En este sentido, la terapia no suele funcionar cuando las expectativas del paciente son irrealizables, o cuando no existe una motivación real para el cambio.

Finalmente, un hecho fundamental y decisivo para el buen funcionamiento o no de una terapia es la sinceridad. Cuando la relación terapéutica no se establece correctamente o, por diversos motivos, el paciente no se siente capacitado para ser sincero con su psicólogo, la terapia con frecuencia no es efectiva.

 

Primera sesión de terapia psicológica gratis en Barcelona

 

Solicitar información: Terapia adolescencia

 

Nombre y apellidos (*)

Email (*)

Teléfono (*)

Mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

 

Terapia psicológica subvencionada en Barcelona

 

En Canvis, además de facilitar de forma gratuita un primer contacto con un psicólogo en Barcelona disponemos de un programa de subvenciones facilitar el acceso a diferentes modalidades de terapia a honorarios reducidos.

El programa de tratamientos psicológicos subvencionados de nuestro centro de psicología es accesible para: