Tratamiento trastornos desarrollo infantil en el centro de psicología Canvis de Barcelona con psicólogos profesionales

Terapia psicológica para los trastornos del desarrollo en Barcelona

Los trastornos de desarrollo, más concretamente del neurodesarrollo, son aquellos que presentan una alteración, disfunción o dificultad en general del funcionamiento intelectual y de la conducta adaptativa.

Este tipo de trastornos pueden afectar a la adquisición, retención o aplicación de: la memoria, el lenguaje, la percepción, la resolución de problemas y/o la interacción social. La actividad del niño con trastorno del desarrollo se ve limitada o alterada en comparación a otros niños de su edad y condiciones.

Se estima que alrededor de un 16 % de todos los niños tienen algún trastorno englobado dentro de los trastornos del desarrollo.

Es importante el diagnóstico precoz de estos trastornos para poder prevenir o al menos controlar sus posibles síntomas o consecuencias. La detección en edades tempranas supone que los trastornos del desarrollo sean fácilmente abordables con intervenciones conductuales y educativas.

La comorbilidad es muy frecuente en los trastornos del desarrollo, los niños con alguno de estos trastornos suele presentar problemas emociones y/o de conducta que se pueden solucionar mediante terapia psicoeducativa.

El psicólogo o psicóloga no solamente realiza el tratamiento con los niños sino que también se implica a las familias. La orientación del psicólogo permitirá a los padres comprender los problemas del niño, saber qué pueden hacer y resolver problemas concretos. 

En el centro de psicología Canvis de Barcelona nuestros psicólogos y psicólogas están especializados en el tratamiento y terapia psicoeducativa a niños con hiperactividad, autismo, trastorno por déficit de atención y TDAH (Trastorno por difícil de atención con hiperactividad). 

Ofrecemos apoyo integral a las familias dado que sus miembros pueden verse afectados o sobrepasados individualmente. Nuestros psicólogos y psicólogas proporcionan orientación y asesoramiento para mejorar la comunicación, resolución de posibles problemas y las relaciones familiares ya que, una buena o mala evolución de los trastornos del neurodesarrollo depende de ello.

Un componente común a todos los trastornos del neurodesarrollo es la alteración de la formación y desarrollo a nivel neuronal que afecta a la funcionalidad del sistema nervioso. 

Los trastornos de desarrollo requieren de intervención temprana y continuada mediante un tratamiento adecuado para producir mejorías en el niño y en la familia.

Para estos trastornos nuestros psicólogos y psicólogas realizan intervenciones psicoeducativas que buscan formar, compensar, potenciar o reforzar las habilidades y capacidades del niño que presenta algún trastorno del desarrollo. La terapia psicológica tiene como objetivo mejorar la autonomía personal y conducta.

Intervención en el área social:

  • Mejorar la comprensión social.
  • Desarrollar la motivación por la relación.
  • Establecer relaciones sociales.
  • Enseñar habilidades sociales y estrategias de solución de problemas.
  • Estimular la comprensión y expresión de emociones.
  • Fomentar la aceptación y tolerancia en los demás niños.
  • Conseguir que los demás acomoden su estilo interactivo.

Intervención en el área de la comunicación y lenguaje:

  • Mejorar las habilidades pragmáticas: Aumentar la motivación para comunicarse y la gama de funciones comunicativas.
  • Sofisticar el medio de comunicación.
  • Mejorar la comprensión.
  • Corregir problemas de entonación o articulación.
  • Disminuir el habla ecolálica.
  • Mejorar el contexto comunicativo.

Intervención relacionada con la rigidez mental y comportamental:

  • Tratar de forma indirecta las estereotipias.
  • Proporcionar un ambiente predictible y seguro.
  • Preparar para situaciones de cambio: agendas.
  • Programar cambios imprevistos.
  • Enseñar a afrontar acontecimientos inesperados.
  • Reducir rituales con cambios graduales, negociación y control estimular.
  • Negociar momentos dedicados a su tema de interés.
  • Utilizar los intereses para motivar y reforzar.
  • Abrir foco de intereses.

Intervención en problemas emocionales y de conducta:

  • Desarrollar habilidades en la persona: sociales, comunicativas, de autorregulación, de afrontamiento de estrés, de solución de problemas.
  • Adaptar entornos: ambiente estructurado, planificado, con demandas ajustadas.

Orientación y apoyo emocional a la familia

Los trastornos del neurodesarrollo tienen su origen en un desarrollo no neurotípico del cerebro o por la presencia de alteraciones / lesiones que afectan a su maduración.  

La herencia genética implica grandes posibilidades de un trastorno del desarrollo en aquellos casos en los que los niños tienen una herencia autosómica recesiva o una herencia unida al cromosoma X frágil.

Los genes por sí mismos no expresan una conducta,  interaccionan con el ambiente e influyen y modulan los procesos implicados en la experiencia humana. Por tanto, el ambiente es otro factor causal importante en la aparición de trastornos del desarrollo.

Algunas causas de los trastornos del desarrollo son de carácter prenatal como las infecciones víricas durante el embarazo como la rubeola, sífilis, toxoplasmosis y varicela. 

El abuso de sustancias (tabaco, alcohol, drogas o fármacos) durante el periodo de gestación también aumenta el riesgo de desarrollar trastornos del neurodesarrollo.

Los trastornos alimenticios o desequilibrios nutricionales en etapas tempranas del embarazo incrementan el riesgo de padecer alguno de estos trastornos debido a que el cerebro del feto está en pleno desarrollo y es extremadamente vulnerable.

Las complicaciones durante el parto (isquemia, hipoxia, hemorragia intracraneal) también pueden ser causas de un trastorno del desarrollo.

Las alteraciones del desarrollo neurológico pueden ser debidas a algún defecto cardíaco debido al aporte deficitario de oxígeno y/o glucosa al cerebro durante y después de la gestación. 

Algunos estudios han sugerido como causas de los trastornos del desarrollo el manejo y/o exposición a productos químicos por parte de los padres.

Otros estudios demostraron que los padres de edades mayores registran mayor riesgo de tener un hijo con un trastorno del desarrollo causado por una nueva mutación genética. 

Los niños y niñas con trastornos del desarrollo tienen síntomas que afectan ampliamente en cuanto a sus capacidades, inteligencia y comportamiento. Los síntomas de estos trastornos se pueden observar desde la primera infancia. Algunos síntomas son:

  • Problemas para usar y/o entender el lenguaje.
  • Memoria selectiva.
  • Dificultades para prestar atención.
  • Habilidades sociales limitadas
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Falta de motivación por aprender cosas nuevas.
  • Dificultades con ciertos objetos o situaciones.
  • Formas de juego poco usuales.
  • Patrones de conducta repetitivos o agresivos.
  • Cambios de conducta repentinos.
  • Problemas con los cambios de rutinas o en el ambiente familiar.
  • Movimientos corporales reiterados.
  • Baja tolerancia a horarios y rutinas.
  • Respuestas inadecuadas ante información sensorial como ruidos y luces fuertes.

Es importante la observación y vigilancia del desarrollo de los niños por parte de los padres o cuidadores. En muchas ocasiones son los primeros en notar que algo no va bien y buscar ayuda profesional para realizar un diagnóstico.

Tener un diagnóstico puede ser un gran alivio para los padres, les permite conectarse con otras familias con el mismo trastorno, acceder a apoyo y recibir la orientación necesaria para el tipo específico de trastorno de desarrollo que tenga el niño.

Para diagnosticar los diferentes tipos de trastornos del desarrollo nuestros psicólogos se basan en los criterios del DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de Salud Mental, de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría) y el CIE-10 (Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, de la OMS).

Estos estándares de diagnóstico ayuda a garantizar que el diagnóstico y tratamiento de las personas con trastornos de desarrollo se realice de forma adecuada y correcta.

Adicionalmente a estos criterios de los manuales mencionados, existen pruebas específicas para cada tipo de trastorno del desarrollo que permiten obtener un perfil funcional.

En el centro de psicología Canvis de Barcelona, nuestros psicólogos realizan una evaluación neuropsicológica para determinar cuáles son las dificultades específicas del niño o adolescente.

Los objetivos de la evaluación son:

  • Determinar el desarrollo cognitivo, conductual y emocional del niño/adolescente
  • Identificar, describir y cuantificar tanto los puntos fuertes y los puntos débiles
  • Conocer las implicaciones del perfil cognitivo del niño o adolescente en su funcionamiento dentro del entorno familiar, escolar y social
  • Ayudar al diagnóstico clínico
  • Diseñar el plan de tratamiento individualizado.
Primera entrevista de evaluación gratis con nuestros Psicólogos en Barcelona especializados en el tratamiento de los trastornos del desarrollo

Solicitar información:

Tratamiento trastornos del desarrollo

Nombre y apellidos (*)

Email (*)

Teléfono (*)

Mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Psicólogos de Barcelona con descuentos, ayudas y subvenciones para desempleados, estudiantes, opositores, jubilados, pensionistas, viudos, etc.

En Canvis, además de facilitar de forma gratuita un primer contacto con un psicólogo en Barcelona disponemos de un programa de subvenciones facilitar el acceso a diferentes modalidades de terapia a honorarios reducidos.

El programa de tratamientos psicológicos subvencionados de nuestro centro de psicología es accesible para: