Atención psicológica subvencionada para pensionistas jubilados

Atención psicológica subvencionada para pensionistas jubilados2018-11-03T11:00:27+00:00

El momento de la jubilación no es fácil para nadie, es una etapa repleta de cambios bruscos que requiere de un tiempo de adaptación que oscila entre los seis meses y un año según cada persona. En algunos casos el fin de la vida laboral es un respiro pero en otros, la jubilación conlleva un impacto emocional que requiere de un tratamiento por parte de un psicólogo profesional.

La pérdida de los beneficios económicos y sociales asociados al trabajador en activo, genera en las personas jubiladas una serie de cambios emocionales y relacionales que debilitan su salud mental y su bienestar emocional propiciando la aparición de trastornos de depresión, estrés y baja autoestima.

Los psicólogos de Canvis no somos ajenos a la realidad económica, familiar y social actual que sufren las personas jubiladas. Sabemos lo difícil que resulta habituarse a una nueva realidad en la que, se encuentran ante dificultades diversas al producirse el cambio brusco en su ritmo y nivel de vida.

Por ello, el centro sanitario de psicología clínica Canvis de Barcelona, ha creado un programa de tratamientos psicológicos subvencionados destinado a las personas pensionistas que necesitan apoyo con el proceso de la jubilación por parte de un psicólogo profesional pero atraviesan una situación de escasos recursos económicos que les impide el acceso a terapia para tratar los diferentes estados emocionales y/o sociales que atraviesan.

El apoyo por parte de un psicólogo a jubilados en nuestro centro de psicología de Barcelona tiene honorarios reducidos en diferentes modalidades de terapia para que, todas las personas que lo requieran y necesiten, puedan acceder a una atención psicológica profesional y de calidad queno podrían asumir económicamente en su situación actual.

Para acceder a una subvención en el coste de las diferentes modalidades de terapia proporcionada por nuestros psicólogos para los diferentes trastornos incluidos en el programa subvencionado por el centro de psicología Canvis de Barcelona es necesario acreditar estar jubilado en el momento de inicio del tratamiento mediante el certificado de pensiones emitido por la Seguridad Social..

En Canvis, no sólo queremos ayudar a las personas jubiladas sino también a sus familias. Por ello, los familiares directos de las personas jubiladas (hijos/as y cónyuges) también estarán beneficiados de subvenciones en los tratamientos psicológicos incluidos en este programa.

En el programa de subvenciones en terapias y tratamientos psicológicos a desempleados y familiares directos del centro de psicología clínica Canvis de Barcelona están excluidos los siguientes trastornos:

  • TMS – trastorno mental severo
  • TLP – trastorno límite de la personalidad
  • Adicciones

La edad de jubilación, que ha aumentado de los 65 a los 67 años en la última reforma de las pensiones, no supone mayor repercusión sobre el estado anímico o la salud del jubilado siendo otras variables las más afectan.

Un factor determinante, es el grado de voluntariedad en que se haya producido la jubilación ya que la jubilación forzosa supone un cambio mucho más brusco a todos los niveles. Por lo tanto, el tipo de jubilación (voluntaria o involuntaria, anticipada o en el tiempo marcado, completa o parcial) influirá en cómo nos afectará mental y emocionalmente esta nueva etapa de la vida.

Según diversos estudios, el sexo del jubilado también determina el grado de afectación emocional y mental. Por lo general, los hombres llevan bastante peor la jubilación que las mujeres al ser ellas las que suelen compaginar su empleo con otras actividades cotidianas que se mantienen al dejar de tener un trabajo remunerado.

En aquellos casos en los que el jubilado tenga problemas de salud física, junto a los nuevos cambios que debe afrontar ante la situación de jubilación, es probable que la persona jubilada sienta que carece de control de su propia vida y del mundo que le rodea.

La jubilación supone tener todo el tiempo libre y aprender a planificarlo con actividades nuevas que generen sensación de satisfacción y plenitud personal. Es importante además, fomentar las relaciones sociales evitando así la sensación de soledad, apatía, tristeza, aburrimiento y vacío.

La relación familiar y/o de pareja de las personas en edad de jubilación también se ve afectada por esta nueva realidad ya que, coincidirán y compartirán mucho más tiempo cada día,lo cual supone aprender a convivir de nuevo.

La existencia previa al momento de la jubilación de malas relaciones familiares y/o de pareja, es un factor de riesgo para una mala adaptación a esta nueva situación que puede fomentar el impacto emocional negativo y originar trastornos psicológicos.

Igualmente, el estado civil del jubilado también afectará al proceso de adaptación y a las posibles patologías asociadas a una jubilación negativa como es el caso de las personas viudas, solteras o divorciadas. En general, las personas casadas o en pareja se adaptan mejor.

Los jubilados con un círculo social y familiar reducido o inexistente, pueden comenzar un proceso de aislamiento que desemboca en el deterioro de las relaciones familiares y sociales. Aumentando en estos casos la sintomatología asociada al estrés y la depresión así como los sentimientos de tristeza o apatía.

Tras toda una vida dedicada a un puesto de trabajo, llega el momento de jubilarse y dejar nuestro empleo perdiendo con ello una serie de beneficios asociados a la vida diaria de las personas empleadas: reducción de ingresos, reconocimiento profesional y estatus, rutinas y actividades planificadas, horarios preestablecidos, contactos sociales y metas comunes.

Todos estos cambios que experimentan los jubilados varían en intensidad y negatividad en función de diversos factores individuales que influyen en la forma en que alguien afronta su jubilación: aficiones ajenas al trabajo, tipo de trabajo realizado, número de relaciones sociales externas al entorno laboral, el nivel de satisfacción con su vida personal, el nivel educativo, los ingresos económicos, el estado de salud, las expectativas previas sobre el hecho de jubilarse, la mentalización y la capacidad de adaptación al cambio de cada persona.

El análisis de estos y otros factores, sirve a los psicólogos de Canvis para conocer el impacto emocional que la jubilación ha tenido en nosotros y cómo podemos adaptarnos a la nueva situación trabajando en el marco de la comunicación y de la asunción de la nueva realidad estableciendo estrategias de prevención ante los problemas emocionales que puedan surgir como la depresión, ansiedad o inestabilidad emocional.

Proporcionamos a todos los jubilados que confian en nuestro centro de psicología, técnicas de autocontrol, talleres de relajación, talleres para mejorar la autoestima o, el desarrollo de habilidades sociales permiten a los jubilados articular mejor sus emociones y adaptarse a su nueva realidad.

Si estás jubilado y necesitas atención psicológica pero crees que tu economía no te lo permite, contacta con nosotros y evaluaremos tu situación económica y personal concreta. En el centro de psicología Canvis de Barcelona queremos ayudar a todas las personasa recuperar su calidad de vida y bienestar mental con independencia de su nivel social y/o económico.

Queremos facilitar a todas aquellas personas jubiladas que deseen o necesiten iniciar un proceso terapéutico con nuestros psicólogos con parte de su coste subvencionado por nuestro centro sanitario de psicología clínica.

Situaciones clínicas beneficiarias de la subvención para jubilados:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Duelo
  • Aislamiento social
  • Situaciones Post Traumáticas
  • Víctimas de violencia de género
  • Abusos en la infancia
  • Abusos en la adolescencia

Tipos de terapia incluidas en la subvención para jubilados:

Solicitar información

Nombre y apellidos (*)

Email (*)

Teléfono (*)

Mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

[recaptcha]