La serenidad que anhelamos no proviene solamente de un cuerpo relajado, sino que es la consecuencia de enfocarnos, incluso en medio de la adversidad, en los aspectos más constructivos de nuestra existencia. La serenidad, por tanto, es también el resultado de una mente tranquila, construida en gran medida por el fortalecimiento de la capacidad de nuestra atención consciente.

En Canvis te ayudaremos a encontrar la serenidad y te enseñaremos a escuchar a tus sentimientos y emociones.

No te pierdas el próximo taller subvencionado de bienestar y bienser:
– 16, 23 y 30 de mayo y
– 6, 13 y 20 de junio de 10,30h a 13,30h.
Inscríbete o pide información completando este formulario de contacto: www.canvis.es/es/tratamientos-subvencionados/bienestar-y-bienser/ 
o llamando al 93 487 46 66.

Fortalecer nuestra atención se ha convertido en un ejercicio saludable en nuestra vida, ya que nos permite desenfocarnos de aquellos contenidos de nuestra mente que nos generan malestar: pensamientos distorsionados, negativos, inútiles, obsesivos y creencias limitantes, y, nos permite enfocarnos en aquellos contenidos que nos producen bienestar físico, mental y emocional.

La capacidad de enfocarnos conscientemente y de alumbrar retazos significativos de nuestra vida, tiene que ver con la capacidad de colocar nuestra atención de forma intencionada, estable y sostenida en los aspectos más constructivos y, de esta forma, aquello que enfocamos se hace más real para nosotros. Dónde ponemos la atención, va nuestra emoción, nuestra energía y moldea nuestra realidad experiencial.

A través del foco de nuestra atención, vamos dibujando nuestro paisaje vital con una tonalidad que va de lo claro a lo oscuro en función de su capacidad iluminadora. En este sentido, es cuando podemos decir que, la atención puede ser fuente de equilibrio o fuente de desequilibrio en nuestras vidas.

Fortalecer nuestra capacidad de atención es como encender el foco que alumbra la pantalla de nuestra mente, resaltando con su luz las vivencias que, mediante las riendas de nuestra voluntad, y de nuestra libertad interior, van tejiendo el proyecto existencial de nuestra vida.

Podríamos comparar la atención, con un músculo que tiene que entrenarse. Si queremos que nuestra atención pueda estabilizarse de forma prolongada en aquello que es importante para nosotros y, que sea una capacidad sostenedora de la voluntad y la intencionalidad hacia aquello que es valioso en nuestras vidas, es necesario que nos entrenemos en ella.

La facultad de dirigir deliberadamente nuestra atención  errante, una y otra vez, constituye el fundamento mismo del juicio, el carácter y la voluntad. Nadie puede ser dueño de sí mismo si carece de ello.

William James

Este laser de la atención consciente puede fortalecerse desarrollando una de las funciones principales que tiene nuestra mente que es la función de mirar, observar y contemplar frente a la función de pensar y analizar.

Cada vez que desligamos nuestra atención de la mente pensante y la enfocamos en el espacio que hay entre pensamiento y pensamiento desarrollamos una capacidad de presencia atenta a lo es en cada momento. Esto nos permite liberarnos de la tiranía de la mente condicionada que lleva las riendas de nuestra vida y da paso a una mente observada que nos permite ser más dueños de nuestros pensamientos.

La atención, como decía el escritor y filósofo Gurdjieff “es la moneda más valiosa que tenemos para pagar la libertad interior”.